Open API o el camino hacia la innovación de Crédit Agricole

En los últimos veinticinco años, la llamada revolución digital ha supuesto la transformación de diversos sectores de la economía, abocando a muchas empresas tradicionales a redefinir sus estrategias. El reto, sobrevivir en un entorno en el que aparecen nuevos jugadores capaces de aprovechar las oportunidades de la tecnología y proporcionar a los clientes una oferta de valor diferenciada e innovadora.

En el ámbito de los medios de pago, empresas como PayPal se han abierto camino en un negocio en el que tradicionalmente dominaban los grandes proveedores de tarjetas de crédito, obligando a éstos a definir nuevos servicios para poder mantener su posición. Hoy en día, el mercado de los pagos por Internet y de pequeños pagos en el mundo físico está en estado de plena “efervescencia” y son múltiples las iniciativas que pugnan por convertirse en el “estándar” del mercado (tarjetas contactless, aplicaciones móviles de monedero electrónico, soluciones de pagos persona a persona…).

Los bancos a la búsqueda de su lugar en el siglo XXI

En cuanto a los bancos, en este momento en el que confluyen las consecuencias de una crisis global y de una revolución digital en lo económico y social, éstos están buscando posicionarse y encontrar su encaje en esta nueva sociedad. El efecto de la incipiente desintermediación y la reintermediación puede ser la pérdida del liderazgo de la relación con los clientes por parte de los bancos tradicionales en beneficio de nuevos intermediaros mucho más ágiles y beneficiosos para los clientes.

Por ejemplo, Quicken, Mint y otros servicios de agregación bancaria han sido capaces de desarrollar aplicaciones que facilitan la vida a las personas, permitiéndoles consolidar en una única vista la información de sus cuentas y saldos en diferentes bancos. Ante estos nuevos jugadores, los bancos pueden negar la realidad e incluso tratar de ejercer cierta oposición dificultando su funcionamiento; sin embargo, esta postura defensiva no puede ser considerada seriamente como alternativa: Si los bancos no son capaces de desarrollar aplicaciones y servicios útiles para los clientes, éstos terminarán buscándolos fuera del ámbito de los bancos. El reto es poder desarrollar aplicaciones y servicios que sean útiles a la hora de resolver las necesidades financieras reales de los clientes y no aplicaciones diseñadas desde la mentalidad tradicional del negocio/producto bancario.

MINT

Open API: o el camino hacia la innovación de Crédit Agricole

Un ejemplo de cómo los bancos están intentando explorar alternativas innovadoras para adaptarse a la nueva realidad lo podemos encontrar en el banco francés Crédit Agricole (CA), que recientemente ha abierto un mercado virtual de aplicaciones financieras llamado CAStore. Este entorno de innovación está abierto a empresas independientes de desarrollo de software y pone a su disposición un interfaz abierto de programación (Open Application Program Interface u Open API) para que estas empresas puedan desarrollar aplicaciones que usen la funcionalidad del sistema bancario de CA. El objetivo es el desarrollo de aplicaciones que cubran las necesidades de una lista de deseos que los propios clientes de CA han expresado en el propio mercado de aplicaciones, aunque también da cabida a la creatividad de las empresas interesadas.

Con este tipo de iniciativas, los bancos buscan poder “salir de sí mismos” y ser capaces de satisfacer nuevas necesidades de los clientes con un enfoque distinto del tradicional modo de ofrecer servicios bancarios. Los clientes están cada vez más acostumbrados a localizar, descargar y usar pequeñas aplicaciones independientes que resuelven sus necesidades. Si los bancos no les proporcionan soluciones que resuelvan sus problemas relacionados con la gestión de sus finanzas, buscarán servicios de terceros que sí que lo hagan. Por tanto, desde esta perspectiva, la iniciativa del CAStore es una cuestión de necesidad y sin duda veremos en el futuro movimientos similares en otros bancos.

Riesgos y oportunidades del sistema abierto.

La vía iniciada por Crédit Agricole plantea toda una serie de consideraciones sobre los riesgos y las oportunidades que abre. Por un lado, desde una perspectiva puramente estratégica, algunos ven esta iniciativa como la postura más inteligente para afrontar un posible futuro en el que los bancos se especializarán en ofrecer servicios financieros genéricos y cederán a otras empresas la gestión de la relación con los clientes. Desde esta perspectiva, el futuro de las entidades pasa por una excelente eficacia operativa y por proveer servicios y sistemas abiertos que pueden ser “consumidos” por diversas empresas centradas en cliente de cara construir su oferta de servicios de valor añadido sobre ellos. Por otro lado, el concepto del Open API también permite explorar distintas vías adicionales de obtener ingresos a los bancos, estableciendo modalidades de pago por uso de la funcionalidad a desarrolladores menos vinculados o programas de incentivación (pago por click, comisiones) a los desarrolladores más innovadores y exitosos.

Desde el punto de vista de seguridad y el riesgo tecnológico, el modelo del CAStore plantea también una serie de retos interesantes. El más importante es la facilidad que puedan tener los desarrolladores de aplicaciones maliciosas para poder realizar fraude online o robar credenciales de cliente mediante aplicaciones infiltradas en el CAStore y que usando los servicios legítimos de CA contengan además funcionalidad de troyano bancario; en este sentido, responsables de innovación de Crédit Agricole indican que al menos una vez cada dos semanas realizan inspecciones del software disponible en el CAStore de cara a verificar que están limpios de código malicioso. Además, por otro lado, los servicios que actualmente CA comparte con las empresas de desarrollo de software no son más que unos pocos servicios de sólo consulta, entre los que se incluyen: consultas de cuentas, tarjetas y movimientos, localización de oficinas y cajeros, aunque es previsible que la funcionalidad abierta se vaya ampliando.

Otro aspecto interesante es el modelo de autentificación de desarrolladores y de los clientes en este nuevo modelo de relación.

Esperemos que este breve apunte sobre innovación haya resultado de interés, se trata sin duda de un tema sobre el que volveremos a tratar en el futuro. Un fuerte abrazo, gracias por la atención y hasta pronto.

Artículos relacionados

Economía digital y e-business: guía breve

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s